verificación-de-dominio-de-facebook = gc2n1qvsr0eccgpighf57alyw1vl9s

La meditación es una práctica con mucha historia y siglos de antigüedad, sus ejercicios se basan en técnicas de relajación física, mental y poner atención a los estímulos que nos rodean. Su práctica tiene muchos beneficios para nuestro bienestar psicológico y ayuda a mantener el equilibrio de muchas funciones fisiológicas.

Dado que la meditación es un proceso mental consciente y asociado al Yo Autoconsciente, la cuestión es averiguar cómo actúa sobre las otras dos dimensiones del Yo, es decir, cuáles son los efectos de la meditación en nuestro cuerpo y mente.

No obstante, la meditación puede ayudar a rebajar la intensidad del malestar reflexionando y asumiendo la idea de que las sensaciones corporales desagradables son simplemente la manifestación de una reacción fisiológica cuya misión es advertir que se ha percibido o detectado algo perjudicial que rompe el equilibrio psicológico reinante y, por tanto, debemos aceptarlas con indulgencia, pues nuestro cuerpo “no sabe” que nos está causando sufrimiento, sólo cumple con su misión. Debemos concienciarnos de que esto es lo “normal”, lo “esperable”, es la respuesta inevitable en el ser humano debido a nuestra naturaleza biológica y nos acompañará mientras esté activada la alerta emocional.

“Alégrate porque todo lugar es aquí y todo momento es ahora”
-Buda-

Qué pasa en nuestra mente al meditar

La meditación en este punto puede producir los siguientes efectos:

  • Un cambio en la valoración de la situación, si logramos eliminar la valoración negativa del hecho perturbador, podrá desactivarse el sistema emocional y, en consecuencia, eliminar las sensaciones físicas molestas o, al menos, disminuir su intensidad, restableciendo así el equilibrio y la estabilidad emocional.
  • Ayuda a conseguir el control emocional,No es que no podamos controlar nuestras emociones, se trata de que no podemos controlarlas en la reacción inicial, aunque es la base de nuestro control posterior.

Cuándo se notan los beneficios de la meditación

Hay que tener en cuenta que, a través de la meditación, el Yo Autoconsciente debe analizar la situación creada por el hecho perturbador desde una perspectiva objetiva, sin aditamentos subjetivos, emocionales o ideológicos, para obtener un diagnóstico acertado de la misma. Pero esto no puede hacerse mientras estemos en un estado mental alterado por la perturbación.

La meditación requiere una atención y concentración difícil de conseguir en ese estado, pues la fuerza emocional generada por la situación perturbadora es mayor que la capacidad cognitiva para dominarla, es una lucha de la razón contra la emoción, y esta última surgió evolutivamente antes (además, a nivel biológico se ha observado que las conexiones neuronales de la amígdala hacia la corteza prefrontal son más numerosas que en sentido contrario y con la meditación se reduce ese diferencial), de ahí la dificultad

Para afrontar esta batalla, el Yo Autoconsciente dispone de ciertas armas fundamentales:

  • La voluntad como fuerza interna impulsora de la actitud meditativa
  • La tenacidad para superar las distracciones de la atención
  • La paciencia para no desistir de un proceso largo que tarda más de lo que desearíamos en hacer visibles los resultados positivos.

En virtud de lo expuesto, es evidente que la meditación, por sí sola, no restablece el equilibrio psicológico y la estabilidad emocional (aunque en algunos casos sí lo consiga), es una herramienta de ayuda que se integra dentro de un proceso más amplio de terapia psicológica. Pero también es evidente que el ejercicio constante y periódico de la meditación, al proporcionarnos un conocimiento más profundo de nuestro Yo psicológico, nos fortalece ante la adversidad, ayuda a mantener el autocontrol, el ánimo sereno y firme, proporciona la capacidad para gestionar nuestras emociones sin dejarnos llevar por ellas y nos prepara para ejercer el dominio sobre otros aspectos de nuestra vida.

Espero te haya sido de utilidad!!!

Abrir chat